Respiración

Para que la Pranoterapia tenga un efecto verdadero, lo primero que hay que hacer es aprender a RESPIRAR.

Es el primer paso hacia…

Aquí escribimos los principales beneficios que nos da esta potente forma de curación.

Cuando respiramos aportamos oxigeno a nuestro cuerpo y expiramos las sustancias tóxicas que hemos producido. Tanto el cuerpo como la mente, para funcionar bien tienen necesidad de oxigeno.

La respiración hace también una acción de masaje de los órganos internos, estimulando una correcta actividad y relajando la musculatura superficial, pero también, la profunda. 

Aprender a gestionar la respiración significa aprender a oxigenar todo el organismo a hacer circular la energía, sangre y líquidos, estimular la funcionalidad de los órganos, jacer más lucida la mente, y gestionar mejor los propios estados emotivos.

Es también útil para aumentar la energía del cuerpo y gestionarla mejor.

Con la respiración almacenamos “prana”, la energía vital que impregna el Universo, que revitaliza nuestro organismo y vuelve lucida nuestra mente. Por esto las practicas de respiración nos acercan a una frecuencia de vitalidad desde todos los puntos de vista físicos, psíquicos y espiritual; relajamos la musculatura y el sistema nervioso así puede restaurarse.

Este estado de relajamiento profundo nos lleva a un estado mental desde el que es posible tener acceso a nuestro interior.